Travel series :: Marrakesh (day 3)


¡Buenos días preciosas!
Hoy publico el último post sobre nuestra aventura en Marrakech…. (Si os habéis perdido los dos anteriores podéis verlos aquí y aquí).

Día 3 – Domingo
En mi opinión, este fue el mejor día de los tres…

Esa mañana decidimos “perdernos” por Marrakech y sin duda fue una gran idea. Perderse por una ciudad es la mejor manera de conocer y descubrir lugares que de otra manera quizás no ves. (Y creerme si os digo que Marrakech es una ciudad totalmente segura para poder hacerlo).

Nos salimos de la de la zona de la Medina y fuimos bordeando la muralla por el exterior lo que nos permitió recorrer grandes avenidas y descrubir lugares como el Palacio Real, los jardines de Agdal, el hospital Ibnozohr o la olivera de Bab Jdid.

*******

Good morning beauties!
Today I’m publishing my last post about our Marrakesh trip… (If you’ve missed the last two click here and here)

Day 3 - Sunday
In my opinion this was the best day of all…

That morning we decided to “get lost” in the city and that was a great idea. Getting lost is a fantastic way to know and discover new places that otherwise will be difficult to find.(And  believe me when I said that Marrakesh is a 100% secure city to do that!)

We when out the Medina and went along the edge of the wall which allowed us to discover places like the Royal Palace, the Agdal Gardens or the Ibnozorh Hospital.

 


Pero mi lugar favorito sin duda fue la visita al hotel La Mamounia uno de los hoteles de lujo más famosos de Marrakech. En la entrada hay una segurata con cara de pocos amigos pero no os dejéis intimidar: decir que vais a tomar algo al bar o a comer y os dejarán entrar (eso sí, después de pasar por el detector de metales).

Todo en este hotel destila buen gusto, lujo y hospitalidad marroquí. Y los jardines, donde se sitúan las villas privadas, parecen sacados de un cuento de Las Mil y Una Noches. Estuvimos más de media hora paseando, sacando fotos y nadie nos increpó ni nos dijo nada. Disfruté como nunca, y es que no lo puedo remediar: ¡¡me siento muy cómoda en este tipo de ambientes!! Jajajajajaja

But my favorite place was without hesitation La Mamounia hotel, one of the best luxury hotels of Marrakech. There’s a security guard in the main entrance but don’t be intimidated: just tell him that you’re going to grab a drink inside and he’ll let you in.

Everything in this hotel shows good taste, luxe and the real Moroccan hospitality. And the gardens, where the private villas are located, look like they were pulled off from A Thousand and One Nights tale. We were inside for more than half an hour, taking pictures and nobody told us anything. I enjoyed it so much! I can’t help it: I felt like I belonged there!! Hahahahahaha






Tras la vuelta a la realidad, nos dirigimos a la plaza Djema el Fna porque había llegado la hora de hacer las compras en el zoco. Os lo aseguro comprar allí es una aventura que merece un capítulo aparte así que entraré en detalles en otro post.

After we get back to reality, we head over Djema El Fnaa place because it was now time to do some shopping at the souk. Believe me: this is an experience which deserves to be explained in another post!



Después del zoco estábamos exhaustos y cargados “como burros” no dirigimos a la Place des Épices para tomar un refrigerio en el Café des Épices. El cansancio pudo con nosotros y como era muy tarde decidimos volver al Riad para preparar las maletas, cambiarnos e ir a cenar al riad La Sultana.

After the exhausting souk and loaded down like pack mules, we went to Places des Épices  to grab something at the famous Café des Épices. After that we came back to the Riad as we had to pack our things and have a shower before our last night out at La Sultana.





La Sultana es una “mini –Mamounia” en el centro de la Medina justo al lado de las Tumbas Saadíes. La cena (un menú degustación estilo marroquí) es otra de esas experiencias que no os podéis perder y el servicio fue exquisito (como corresponde a un riad de lujo). Las fotos han quedado un pelín oscuras pero aun así creo que se aprecia la belleza del lugar.

La Sultana is a “mini-Mamounia” located in the middle fo the Medina just beside the Saadian Tombs. We had dinner at the terrace and had the moroccan style menu which in my opinion is another experience that you can’t miss. The pictures are a bit dark but I think you can however appreciate the beauty of the place.

En resumen un viaje inolvidable a una ciudad que merece la pena conocer y visitar al menos una vez en la vida ¡Hasta la próxima Marrakech!

To sum up and unforgettable trip to a city that’s worth the vist at least once in your life
See you soon Marrakesh!!

Day look
T-shirt: Primark
Trousers: Mulaya
Bag: Dodo Bar d'Or
Scarf: HM
Shoes: Bosanova (loving these ones and these ones)

Night Look
Local shop (great similar styles here)

No comments :

Post a Comment